Quiénes somos - fibro.info
15733
page,page-id-15733,page-template-default,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-8.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.9.2,vc_responsive

Quiénes somos

Somos la asociación de divulgación de fibromialgia, con sede en Vitoria-Gasteiz. Somos atípicos en muchas cosas. Somos pequeños, mucho. Los más pequeños. Tanto, que los miembros de nuestro comité científico son muchos más que nosotros. Nuestros colaboradores son muchísimos más que nuestro comité científico y nosotros juntos. La suma de los tres grupos más nuestra socia de honor, Anne Igartiburu, obtienen el mismo rendimiento económico: ninguno.

Siguiendo con nuestro cometido inicial, nos dedicamos a la divulgación y a la promoción de la investigación de esta enfermedad. Nuestro modus operandi es casi siempre el mismo: partiendo de una idea, la valoramos con aquellos que pueden ayudarnos, y comenzamos la elaboración y desarrollo de la misma, hasta que la ofrecemos gratuitamente a todo aquel internauta que desee visitarnos en nuestras webs.

Iniciativas realizadas hasta la fecha.

logoFibro_sencillo

Eguzkilore, nuestro logo.

Paseando por las recónditas aldeas del País Vasco hoy en día, aún podemos contemplar algunos antiguos Eguzkilores colgados de las puertas de sus casas y caseríos.
El Eguzkilore, flor del sol, dado que su forma nos recuerda al astro rey, es el cardo silvestre o Carlina Acaulis. Lo podemos encontrar en montañas, pastizales y prados en el País Vasco, Cantabria y Pirineos, así como en diferentes puntos de Europa Central, y en países tales como Islandia, Suecia y Noruega.
Son muchas las propiedades médicas y terapéuticas que se le atribuyen a esta planta, pero, sin duda alguna, lo más característico es su enraizada vinculación a la mitología vasca.
Cuenta la leyenda que Amalur (la Madre Tierra) creó el Eguzkilore para proteger las casas de los malos espíritus: los brujos, las lamias, los genios, las sorgiñas, la enfermedad y las tormentas, es decir, la protección frente a cualquier forma de mal.
Hace algunos años se puso de moda el volver a colgar los Eguzkilores en las puertas de las casas, y esto llevó casi a su total extinción, por lo cual, en este momento, está terminantemente prohibido su corte.
Preservando la naturaleza, pero sin querer renunciar a sus “mágicos poderes”, desde la asociación de divulgación de fibromialgia, hemos querido también adoptar el Eguzkilore, de forma simbólica, como imagen de nuestra entidad, para así poder proteger las casas, y a quienes las habitan, de la enfermedad que nos ocupa y preocupa.